Abrió sus ojos el Niño 
                                 y en otros ojos se vio. 
                                Al verse tan pequeñito, 
                                el Niño se sonrió.

                                 

                               Es que su madre, la Virgen 
                              lo miraba con amor 
                              y en sus brillantes pupilas 
                              fue donde el Niño se vio.

                             Todos los niños del mundo, 
                            lo mismo que el Niño Dios, 
                            sonríen cuando sus madres 
                            los miran llenas de amor.

         

Anuncios