Los malos sentimientos son como los matones: cuanto más grandes,
 más daño hacen y más dura el dolor.
Pero tenemos la capacidad de reducirlos hasta que tengan
 un tamaño que nos permita vencerlos.
 # Visualiza un acontecimiento o situación
 que desencadene sentimientos desagradables.
#Observa tus reacciones: siente lo que sea, ira, depresión,
 impotencia, ansiedad…
#Obligate a cambiar este sentimiento desagradable:
trata de disminuir el dolor, trata de transformar la ansiedad
 en preocupación, la rabia en fastidio, la depresión
 en desilusión…poco a poco ve suavizando lo que
sientes.
 Sólo se trata de cambiar el enfoque y la sensación
 de estrés irá disminuyendo hasta positivizar
 
                                                                    los  sentimientos negativos
 
 
 
 

Anuncios